Estuvimos en Córdoba con Murray Gold: la crónica


Desde que nos enteramos quisimos ir. Murray Gold, el genio, el que nos hace llorar, el hombre en el que SI confiamos, el compositor actual de las bandas sonoras de Doctor Who, iba a participar en el Festival Internacional de Música de Cine de Córdoba. Y al final, no demasiados pero los suficientes para hacernos notar, nos presentamos en esa ciudad.



Por desgracia no pudimos asistir a todo el festival que se celebró la semana final de Junio, terminando el domingo 1 de Julio. La aventura empezaba a las 8 de la tarde en una taquilla del teatro de la Axerquía donde esperábamos a recoger las entradas para el concierto de la noche, con un poco de retraso las conseguimos y comenzó la búsqueda del lugar de la cena, el restaurante Don Luis, donde hacen unas deliciosas berenjenas con forma de patatas fritas y otros manjares que nos servirían para acumular energía para una noche que resultaría muuuuuy larga.


 Ya al completo de asistentes, vuelta a esperar en la puerta del teatro mientras terminaba el concierto anterior, que podíamos escuchar perfectamente porque se trata de un recinto al aire libre. Los nervios aumentaban porque el momento se acercaba…


Por fin se abrieron las puertas y tomamos posiciones mientras en el escenario  se hacían los preparativos del concierto que fueron más largos de lo esperado, lo que nos dio tiempo a contactar con miembros de la organización del evento que fueron enormemente amables y nos prometieron acceso a Murray Gold para entregarle la sorpresa que le habíamos llevado. Pero la sorpresa fue nuestra cuando descubrimos que el mismísimo Murray estaba sentado unas filas atrás de nosotros, hacia el final del teatro junto a su traductor. Tras un largo rato de espera ansiosa empezó el concierto “Best of the Bests” en el que se interpretaban piezas de los compositores invitados.




Avanzaba la madrugada, bajaba la temperatura y se  acercaba el momento de que la música de Doctor Who, que cerraría el concierto,  empezara a sonar; la pena es que la hora era ya tan avanzada que mucha gente había abandonado el teatro, no Murray que seguía en su sitio y nosotros expectantes un poco más abajo. Y por fin empezó “ The mad man with a box” y “This is Gallifrey-Vale Decem” que fueron premiados por los aplausos del público, no solo a la orquesta y al coro sino también a Murray Gold que al final bajó al escenario a reunirse con los otros compositores  invitados.


Era tan tarde que ya no pensábamos poder darle nuestros regalos a Murray pero nos sorprendimos al ver que seguía allí atendiendo a los asistentes que se le acercaron (que fueron unos cuantos) con permiso de la organización procedimos a darle a nuestro ídolo el diploma de miembro honorario de la APG y “Compositor más chachi del Universo”  y la camiseta de la Asociación. Murray estuvo un rato hablando con nosotros (su inglés es bastante comprensible) y fue enormemente cercano, amable y nada endiosado… aunque es un dios en lo suyo y eso lo tenemos muy claro. Eran más de las 4 de la madrugada cuando nos marchamos del teatro y a las 12 del día siguiente teníamos otra cita, la firma de discos.











La firma se realizaba en la Diputación de Córdoba, situada en el Palacio de la  Merced. Nada más entrar nos encontramos con la zona de venta de discos de todos los compositores invitados… naturalmente arrasamos con los discos de Murray Gold que nos faltaban en nuestras colecciones y que no están a
la venta en España.

 Con los CDs debajo del brazo y después de una conversación con miembros de la organización que nos contaron  algunos detalles de la conferencia de Murray del viernes (preparaos para la música de la 7ª temporada, que va a ser tremenda) entramos en el salón donde se desarrollaba la sesión de firma de carátulas de discos y otros artículos por estricto orden de adquisición de tickets y en la que una vez más Murray Gold fue una de las estrellas.

Esta vez llevábamos puestas nuestras propias camisetas, Murray se acordaba de nosotros y nos comentó que él “también tenía una”. Nos llevamos discos firmados para nosotros y para la Asociación, un saludo en video de Murray y una gran alegría por haber conocido a un hombre que ya sabíamos que era un genio pero ahora comprobamos que además es un ser humano excepcional.


video



¡Muchos besos, Murray.


 Y que vuelvas pronto!





p1