Estuvimos (otra vez) con Murray Gold

Sin lugar a dudas, una las causas por las que Doctor Who se ha mantenido vivo a lo largo de más de medio siglo es por su banda sonora. Desde sus primeros años a través de las innovaciones técnicas del departamento de audio de la BBC, hasta la poderosa orquestación de la que venimos disfrutando esta última década. El pasado viernes 25 de julio, un pequeño grupo en representación de la APG viajó hasta la ciudad de Córdoba para conocer al artista al cargo de la música de nuestra serie favorita.




El lugar de encuentro fue la Décima edición del Festival de Bandas Sonoras de Córdoba, a la que asistió un gran elenco de compositores de la talla de Rolfe Kent, Abel Korzeniowski y por supuesto nuestro invitado whovian Murray Gold. A pesar de que el evento comenzase el domingo 20, nosotros tuvimos que esperar una semana para que empezase el timey wimey. 


El saludo de los compositores al final del concierto


Y el posado en el el photocall


A las ocho, en la plaza de las Tendillas, los viajeros de la APG nos encontramos para tomar un batido antes de ir juntos al Gran Teatro de Córdoba, donde tendría lugar el concierto titulado "Lo mejor de la televisión: Especial 50 aniversario Doctor Who." En el que, junto con obras de otros programas de televisión como Penny Dreadful o El Tiempo entre Costuras, pero con una especial importancia, sonó la música de Murray, lo que incluyó algunas bromas con un director de orquesta que sustituye su batuta por un sónico o un público engalanado con pajaritas. La noche continuó con una fiesta de Doctor Who en el café Góngora a la que Murray Gold "asistió" demasiado.

Charla-panel de Murray Gold


El conservatorio de Córdoba, sede de las charlas.


A la mañana siguiente comenzó la conferencia sobre la banda sonora de nuestra serie y Gold, haciendo un esfuerzo especial, dio una ponencia realmente interesante en la que demostró un gran cariño y un increíble conocimiento sobre su trabajo y todo el del equipo. Más tarde tendríamos la comida de la Asociación y un paseo de cafetería en cafetería evitando ser exterminados por el calor. 

Posando en la Mezquita tras la comida, con una "misteriosa" columna.


El domingo llegó y con él la sesión de firmas. En un gran escenario todos pudimos tener nuestro autógrafo de cada compositor y de los que, como os imagináis, uno nos hizo una especial ilusión. Y como no, no podíamos despedirnos sin una foto de grupo... o dos.

En el Palacio de la Merced. donde tenía lugar la firma.


Horas más tarde, en el momento de la clausura, se anunció que el presidente de honor será Murray Gold en la futura Décimo primera edición del festival. Así que ya podemos reservar  el próximo mes de julio del próximo año para cierto viaje.

Próximamente la entrevista que APG realizó en exclusiva para sus socios y quizás algunas sorpresas más... 

(Fotos de Al Burton, The Silence y International Music Festival)




p1

APG en Hobbycon 2014

Pocos habrán oído rumores de convenciones en el noroeste de España; dichos, quizás, o pequeños atisbos de reuniones en los que el cosplay o el videojuego están implicados. Y es que casi todo suele suceder en las grandes capitales, en los centros neurálgicos de concentración fan.
¿Casi todo? ¡No! Desde hace dos años un irreductible grupo de amantes de diferentes aficiones resiste todavía y siempre en una convención anual llamada HOBBYCON, y este año, Asociación Planeta Gallifrey se propuso llevar Gallifrey al corazón de los asistentes.

Con unos meses de antelación respecto al 51 Aniversario de Doctor Who, o, si se quiere mirar de otra manera, el primer año de un nuevo ciclo en la serie (tanto de regeneraciones como de nueva mitad de siglo), el club APG se alió con Hobbycon para poder realizar una exposición única sobre la historia de Doctor Who en el palacio de exposiciones y congresos Palexco, sede de la Convención durante los días 3, 4, 5 y 6 del presente mes de Julio.
De hecho, nuestro emplazamiento dentro del recinto fue un tanto… paradójico; a pesar de que la mayoría de afluencia de público confluía principalmente en la planta baja, lugar donde se emplazaban la mayoría de asistentes, la Expo Who se materializó en el 2º piso, al que cariñosamente apodamos “El piso que no existe” (no encontramos a Craig Owens por ninguna parte, conste), dentro de un espacio ampliamente cómodo, y con unas vistas inmejorables al grandioso y soleado puerto de La Coruña.

A pesar de todo, nuestro tributo era obligado y más que merecido, no sólo porque todos amamos esta serie, sino porque mucho ha sucedido desde el inicio de esta historia que se remonta al lejano año 1963, y porque nadie había hecho algo parecido dentro de nuestro país, donde cada año que pasa hay más whovians, y muy poco se le reconoce a este gran fandom que apoya tanto a esta serie.


Está claro que condensar 51 años en una exposición es un trabajo que ni la Doctor Who Experience logra a la perfección –con todos los medios que ellos tienen a su alcance-, así que APG ha usado todos sus recursos –mucho más modestos, pero igualmente importantes- para exponer una colección de artículos que repase tanto las regeneraciones del Doctor, pasando por las diferentes TARDIS que ha pilotado a lo largo de su vida, sus enemigos más destacados, infografías diversas incluso sobre cada artículo o punto de referencia expuesto, las diferentes versiones del destornillador sónico o incluso aparatos parecidos de sus aliados o enemigos (tales como el Destornillado Láser o el Pintalabios Sónico), otros artículos conocidos (el Diario de las Cosas Imposibles, el Papel Psíquico, las diferentes bufandas icónicas del 4º Doctor o su sombrero), e incluso un acercamiento a la ya no tan extinta raza de los Señores del Tiempo en forma de túnica ceremonial y atrezzo correspondiente, así como la túnica del mismísimo Rassilon y el báculo donde guardaba la “Estrella de Punto Blanco”.

Todo un compendio de imprescindibles para llevar a socios y visitantes el mundo de Doctor Who.








Pero aún con todo ese material, con todo lo importante que pueda ser, nos dimos cuenta que si hay algo que de verdad nos ha transportado durante 51 años de serie por el tiempo y el espacio a cientos de aventuras junto a nuestro querido Doctor es la TARDIS. Siempre nos llevó “a donde necesitábamos estar”.
Ese debía ser el corazón de nuestra exposición, el corazón de toda esta aventura, un ítem tan grande, tan único, tan ecléctico como sexy, tan interactivo, que nadie pudiera resistirse a viajar con nosotros “donde fuera y cuando fuera”. Y conocíamos a ingenieros del propio Gallifrey: The Time Cabinet.



Con dichos constructores, y un trabajo único de diseño, creativo y artístico inspirado en la poco conocida pero muy querida TARDIS del 8º Doctor, surgió nuestra consola, el centro neurálgico de control, totalmente interactivo y vivo; nació la TARDIS Tipo 51 (en honor a los 51 años de la serie). Y no, no le quitamos los frenos al aterrizar con ella porque nos encanta ese sonido. Un sonido que atrajo a decenas de visitantes a nuestra ubicación “inexistente”, y que se mostraron muy atraídos por todo lo expuesto; que compartieron con nosotros momentos de auténtica pasión en el debate del “New Who vs Classic Who”, el cual derivó en una charla a todas bandas en la que conseguimos, no sólo divertirnos, si no poner en común ideas, exponer nuevos matices y descubrir la cantidad de cosas que podemos tener en común los whovians. Un momento seguido de nuestra proyección, por votación popular, de “The Five(ish) Doctors Reboot”, el corto de Peter Davison, que arrancó más de una carcajada entre los asistentes que llenaron el Sala Azimut del palacio de exposiciones y congresos Palexco.


Ese no fue el único momento de proyección, ya que los visitantes a la Expo Who pudieron disfrutar durante los 4 días enteros, en nuestra pantalla allí emplazada, de los nuevos trailers de la Series 8, así como diversos vídeos de la Convención del 50 Aniversario de Doctor Who en Londres, los diversos saludos al club de actores o artistas involucrados en Doctor Who, entrevistas exclusivas, making off diversos, seriales subtitulados por la Comisión de Whovians, fotografías exclusivas y demás material audiovisual para el entretenimiento de todas y todos.
También pudimos compartir grandes momentos en nuestro concurso de “Saber y Ganar Who”, donde nos reímos y disfrutamos un montón, aunque a la “perdedora”, nuestra querida Wendy, le tocara convertirse en Time Lord como “penitencia” durante unos minutos (cosa que, como se puede observar, fue “terriblemente humillante” para ella).


Por último, pero no menos importante, el momento improvisado de 4 Doctores pilotando la TARDIS al unísono, fue un gran colofón a los momentos más memorables de esta convención, que, como saldo general, ha dejado dentro del Club un montón de buenos recuerdos, de grandes momentos, de buenas nuevas amistades o de antiguas que se afianzan con el paso del tiempo -entre las que hay unos cuantos nuevos socios a los que damos la bienvenida y las gracias desde estas líneas- y un más que agradable y persistente “tambor” en nuestras cabezas que nos recuerda lo importante que es encontrarnos con gente como vosotros, whovians nuevos o veteranos, y que este Club es para vosotros, hecho por vosotros, y siempre, sobre todas las cosas, para pasarlo muy bien.


Esperamos poder montar esta expo allí donde nos inviten, siempre añadiendo más piezas a la colección, y siempre con más sorpresas. Y gracias (de nuestros dos corazones) a todas y todos los que la habéis visitado en Coruña.

Y a ti, querido socio, ¿qué te parece lo expuesto?

p1